viernes, 29 de julio de 2011

Momentos de valentía

Segundo día de intensivo de cocina, en las comidas sólo soy pinche, pero llega la tarde y me adueño de la cocina. Hoy me he puesto valiente, he enfilado a mi madre frente a frente y le he soltado: "dime cómo se hace un gazpacho". Total, he pensado, eso es sólo coger cosas, batirlas, meterlo en una jarra y echarle hielos... lo típico que crees cuando eres iluso e inocente.
En fín, la valentía realmente viene de meterme en temas "complicados" para la sana convivencia de nuestra sociedad. Sinceramente, ni asuntos políticos ni insultos ni ataques han conseguido jamás provocar tanta ira en la gente como si decís bien alto (en algún sitio concurrido, claro): "la tortilla siempre con cebolla" o "las croquetas/el gazpacho de mi madre es el mejor". Son frases que conducen a una clara hecatombe en nuestro entorno, por eso me la voy a jugar hoy con la receta de mi madre del gazpacho (que además es EL MEJOR gazpacho del universo, ahí queda).
La foto de hoy es un poco mejor de la de ayer, o por lo menos se ve más mona, mi madre me ha prohibido terminantemente ser tan cutre y me ha colocado el mantel, los tomates (para dar ambientillo, o a modo pedagógico para que sepáis de dónde viene el gazpacho) y la bandejita. Sin embargo, mi nivel como fotógrafa sigue siendo regularcín regularcín.

Gazpacho de mi madre

Los ingredientes
- 1 diente de ajo pelado
- 1 pimiento verde * (un tamaño normal, no de los grandes grandes)
- 1/4 cebolla grande pelada
- 4 ó 5 tomates *(se suelen usar los tomates pera, que tienen un poco forma de huevo)
- Opcional: unos tres dedos de pepino
- Aceite, vinagre y sal

*hay que lavarlos 


(Además se le puede echar pan, pero eso lo haré otro día)


Las herramientas
- Batidora o thermomix
- Según como quede de batido, un colador

Pasito a pasito
    Comenzamos preparando cada ingrediente. Al ajo lo mejor es quitarle el germen (la vaina que hay en el centro si partimos el diente por la mitad), porque provoca que se repita luego. La misma historia con las semillas del pimiento. Una vez tenemos todo pelado y listo, lo metemos un poco troceado (por eso de echarle una mano a la batidora) en su vaso. Ojo, el aceite, vinagre y sal no se echan hasta el final final, no se "trituran" vaya, si no, el gazpacho se vuelve de color naranja.
     Sólo queda hacer un poco de músculo brazil, lo batimos bien hasta que quede líquido. Lo normal, sobre todo con la batidora es que haya grumillos debido a la piel de los tomates y a cosas que no hayan quedado finas trituradas, lo más sencillo es coger un colador grande y al pasarlo a la jarra (o donde lo vayáis a guardar) colarlo y ya se nos queda perfecto. Si lo veis un poco espeso podéis añadir un poco de agua para mejorar la textura.
     Una vez tenemos todo toca aliñarlo. La proporción es 3 cucharas soperas de aceite por cada cuchara sopera de vinagre. Yo en este caso le eché 6 y 2 respectivamente. Añadimos un poco de sal y listo! En mi casa muchas veces se bebe, así que lo pasamos a una jarra y lo servimos en vasos con mucho hielo, para que esté bien fresquito.

Todo buen cuento, va con moraleja
Cosas que ya se os tienen que quedar grabadas como cocineros:
- El germen del diente de ajo y las semillas de los pimientos mejor quitarlas porque hacen que se repita más.
- El aliño del gazpacho al final, o se nos queda naranja
     
Valoración del chef
Es nivel fácil, peligrosidad muy baja, con eso da como para 1 litro de gazpacho. Ahora ya, cuento lo que me ha pasado a mí (era demasiado bonito para ser cierto). Hay que tener cuidado con el tamaño de los pimientos, en mi casa han mutado, son más grandes que mi cara pero claro, yo he ido con receta en mano y no sabía bien cual era el tamaño de "1 pimiento", así que he cogido de los que había... aparte de tener que añadirle dos tomates más para que se volviera rojo el gazpacho, resulta que ha llegado el verdadero momento de valentía, bebérmelo. He comido salsas picantes que parecían fondue de chocolate al lado de eso. Así que cuidado, nunca sabemos lo que el destino nos tiene preparados  (a nosotros y a nuestra familia, obviamente he obligado a que se lo bebieran, y con mucho orgullo).

Algunos me han visto ya por twitter, claramente no podía faltar. El acoso mediático al que os tengo acostumbrados con Recortes seguirá también en @quesimama (aún no he hecho facebook). En el fondo sé que lo agradecéis.

Y mañana más, mi madre ha prometido ascenderme de segundo a primer pinche en la cocina (mi perro ha sido bastante competitivo hasta ahora), así que a ver si me enseña algo que nos sirva en los tristes días de penurias nutricionales fuera de casa.

PD: He puesto "Gazpacho de mi madre" porque por supuesto estoy dispuesta a publicar todas las versiones que queráis, para gustos colores y seguro que los vuestros también son LOS MEJORES del universo. (Tan tan valiente...no soy).

jueves, 28 de julio de 2011

Preparados, listos...

YA! Aquí empieza mi nueva aventura como blogger-cocinera. Los que me conozcan de Recortes de Madrid ya sabréis que soy más de que me alimenten que de alimentar yo, pero bueno, quería un peligroso cambio en mi vida y entre esto y dedicarme a los deportes extremos...me he decantado por el blog. (Aunque conociéndome, no tengo tan claro cuál de las dos opciones resultaría más segura).
A los que no me conozcan aún...mmm esto...hola !!!
Antes de que nadie empiece a preguntarme, el blog ha surgido como vía de escape a mi evolución de peligro potencial en la cocina a chef de alto nivel (siempre hay que apuntar alto). Total, tengo que aprender a cocinar, y vosotros conmigo.
 No sé cómo será vuestra madre con estos temas, pero la mía está continuamente en un sinvivir porque  me alimente bien, creo que sería capaz de movilizar a la policía y a la guardia civil (si apuras hasta a Scotland Yard) para que me obligasen a comer verduras, que con estas cosas no se juegan, es un tema muy serio. 
Así que voy a publicar mi proceso de aprender a hacer cositas para conseguir lo que más ansiamos actualmente de nuestras madres, que aprueben nuestra alimentación sin rechistar. (Ya dedicaré otro blog a "Mamá, salgo a la calle bien abrigado", todo a su tiempo).
El menú de hoy es más por empezar a publicar que por otra cosa, no es nivel cero, es nivel -3, pero oye, me ha apañado la cena y bien rico que estaba.
Aquí lo tenéis,

Filete de pollo con ensalada de pera, queso y jamón

Los ingredientes
- Un filete de pechuga de pollo
Como se puede apreciar, la fotografía tampoco es mi fuerte
- Una pera
- 30gr de queso curado
- Una loncha de jamón serrano
- Aceite, sal y vinagre de módena

Las herramientas
- Sartén
- Cuchillo
- Tabla para cortar
(Ahora parece una tontería, pero cuando las recetas se compliquen será útil saber lo que tenemos que usar)

Pasito a pasito
      Pelar la pera y cortarla en taquitos. Picar también el queso y el jamón. Lo mezclamos y lo aliñamos con vinagre de módena.
      Freímos el filete (espero que eso sí lo domine todo el mundo). 
Como veis era nivel -3, pero he tardado 10 minutos y estaba muy rico.

Todo buen cuento, va con moraleja
      Aquí es donde se resumen los consejos y trucos que se pueden sacar de la receta. De aquí poco puedo decir, salvo que no seáis burros y empecéis friendo la carne, que se seca mientras estáis preparando la ensalada.

Valoración del chef
     Como he dicho, se tarda 10 minutos, es de nivel muy muy bajo, las cantidades son para 1 persona y el único peligro que tiene es que metáis la mano en la sartén con el aceite.
Estupenda para sacarnos de un apuro cuando no tengamos ganas ni tiempo de complicarnos la vida. A la ensalada le podríamos añadir lo que nos apetezca, a mi personalmente la mezcla de pera y jamón serrano me encanta, la probé una vez en una pizza y desde entonces.

Las entradas tendrán siempre los mismos apartados, que si no os perdéis. Aunque esta vez habrá una novedad, no seré yo la única que escriba. Como supongo que hay gente no tan "incapaz" (con esta palabra me auto-ofendo menos), voy a contar con la ayuda de otras dos personas. Por un lado Gloria, que va a hacer de listilla de la clase y le saldrán cosas más monas y complicadas y ricas que a mí (de vez en cuando tenemos que admitir nuestra derrota en ciertos aspectos), por el otro, mi santa progenitora, que cuando le enseñe a manejar esto se dedicará a cosas más avanzadas, a consejos y a sermones de madre en general (que bien útiles resultan a veces).

Espero que os haya gustado esta primera entrada y que decidáis aprender a cocinar vosotros también (siempre me he consolado con el "mal de muchos").

Para acabar, sé que todos tenéis "vuestra receta estrella", así que si podéis, mandadla a quesimama@gmail.com, con una foto si es posible, si no, la haré yo y la publicaré alabándoos como chefs.

A desbancar a Arguiñano se ha dicho !!

Recibe las entradas por correo!