miércoles, 10 de agosto de 2011

Con un poco de azúcar...

Después de un mini-paréntesis playero-ultraexpress (leído así parece que hace sólo 3 horas de la última entrada) vuelvo con, sin duda, mi receta estrella. Realmente era algo que quería publicar en un tiempo pero más que nada, ha habido problemas logísticos con las fotos (mi padre se ha llevado su cámara sin pedirme permiso, ¡qué osadía!) y lo de hoy era lo único elaborado por mí que se hallaba en el ordenador.
Ya sabéis que tengo una obsesión con los cupcakes y tartas (más que nada me gusta verlos y vivir el momento-merienda, luego en realidad no soy cupcakera). Así que la pasada navidad me propuse un reto a mí misma. Supongo que ya habréis adivinado en que consistía, tenía que quitarme mi adicción a las series, y mientras tanto, decidí hacer unos cupcakes.
Me salieron a la primera, y eso que aún no sabía hacer gazpacho (inocente ignorancia, qué tiempos...), en fin, que con saber mezclar y tener una buena receta por lo menos salimos del paso. Que no quita que  no nos vayan a salir obras de arte como las que se ven por ahí, siempre hay que tener en cuenta nuestras capacidades, perdón, nuestras pocas capacidades.
En fin, después de este motivamente y refrescante monólogo, que probablemente sólo haya servido para divagar un poco, sabéis que me encanta, aquí tenéis la receta

Cupcakes con chocolate, lacasitos y chucherías

Así de nombre parece el sueño de cualquier niño (y el mío, y el mío!), pero la cosa salió más por mi inutilidad para hacer yo la decoración que para otra cosa. La receta de la masa de los cupcakes la saqué del blog Canela&Cardamomo (http://canelaycardamomo.blogs.elle.es/2010/12/16/navidad-2010-%E2%80%93-cupcake-navidad/) aunque varié un poco la receta, no porque sea una profesional de la cocina sino porque no tenía esencia de canela y ganó el "no voy al super que hace mucho frío".

Ingredientes
Para la masa
- 200 gr azúcar
- 140 gr de mantequilla
- 2 huevos
- 230 gr de harina
- 1 y 1/2 cucharadita de levadura
- 1 pizca de sal (sirve para acentuar los sabores)
- 150 ml de leche
- Una cucharada de azúcar avainillado
Para la decoración
- Mini smarties
- Fresas de gominola
- Chocolate blanco y con leche
- Nubes (yo las llamo esponjitas, pero lo importante es que me entendáis, me sacrifico)

Herramientas
- Unas varillas (manuales o de batidora)
- Cápsulas de papel para los cupcakes
- Un bol grande para ir preparando la masa
- Microondas para derretir el chocolate
- Un colador para tamizar la harina

Pasito a pasito
La masa
1. Se mezcla  todo el azúcar (normal y avainillado) con la mantequilla (sacadla de la nevera un rato antes u os vais a reír y mucho)
2. Se incorporan los huevos, primero uno, se mezcla bien y cuando está totalmente integrado en la masa se echa el otro
3. Se tamiza por otro lado la harina, la levadura y la sal (tamizar es pasarlo por el colador, lo mejor es echar la mezcla en el colador, sujetarlo y con la mano libre ir dando golpecitos para que caiga). Esto hace que nos salga más esponjosa la masa.
4. Ahora hay que ir repitiendo el siguiente proceso, añadimos una cucharada de la mezcla tamizada a la que teníamos de huevo azúcar y mantequilla y mezclamos bien, añadimos otra y volvemos a mezclar... así hasta acabar.
5. Se le echa finalmente la leche, se termina de mezclar bien y listo para echar en las cápsulas de papel. Llevan poca levadura luego deberíamos rellenar unos 2/3 de las mismas.
6. Hay que precalentar el horno a 170º unos 20 minutos (podéis empezar a precalentarlo mientras vais rellenando las cápsulas) y luego meter los cupcakes y dejar que se hagan bien (comprobad que la masa está hecha con un pincho, pincháis y si sale mojado es que no está).

Truco: como supongo que no tendréis bandejas especiales para cupcakes ni cápsulas de papel incrustadas en oro, usad dos en vez de una para cada cupcake, si no, la masa es tan espesa que deformará el papel

La decoración
Podéis hacer lo que queráis y os parezca más bonito. Yo de primeras lo que hice fue derretir chocolate (en un vaso, echar un poquito de leche,  ponerlo de poco en poco tiempo e ir removiendo cada vez para evitar que se queme), cubrí los cupcakes y luego eché smarties y chucherías, que como son bonitas hicieron que los cupcakes lo fueran también.

Todo buen cuento, va con moraleja
- La pizca de sal es recomendable en todas las recetas para hacer masas y postres, acentúa los sabores
- Al tamizar la harina conseguimos masas más esponjosas
- Para conseguir que se nos queden redonditos y monos poned las cápsulas de papel dobles
- Que una masa está hecha se comprueba pinchando uno de los cupcakes, si el objeto punzante sale seco es que ya están hechos

Valoración del chef
La receta parece larga pero no es nada complicada. Calculo una media hora de preparación y unos 15 minutos en el horno, eso si no os dormís en los laureles. Los veo perfectos para impresionar a alguien, sobre todo usando el truco de las chuches, te hacen quedar bien.

Si queréis ser repelentes del todo, podéis comprar té y organizar una merienda "cool" con vuestros amigos/queridas/queridos. (Lo que odio la palabra cool y la cantidad de veces que la uso, soy una sufrida).
Ya no tengo más paradas playeras, y de hecho mis padres nos han dejado por aquí y de alguna manera tenemos que subsistir, así que se avecinan entradas más frecuentes, además de las fotos que se encuentran atrapadas en la cámara de mi progenitor. Papá, si estás leyendo esto, ¡devuélveme tu cámara!


Votar esta anotación en Bitácoras.com

2 comentarios:

  1. Que cosa más riiiiiiica!! Con lo que me gusta el dulce... esto es increible!

    ResponderEliminar

Recibe las entradas por correo!