miércoles, 3 de agosto de 2011

Tareas pendientes

¿Sabéis esa sensación en vacaciones de que no te da tiempo de hacer nada? Se van las 24 horitas entre levantarte tarde, dormirte la siesta y hacer un par de recados. (Perdones respectivos a los que anden trabajando/estudiando). Y es que mis días durante época lectiva dan mucho de sí, y ahora lo que dan... es pena. Con la cantidad de cosas productivas que iba a hacer estos días que Córdoba anda despoblada, en fin, que me quiten lo orgullosa que me sentí cuando lo planee todo en mi mente, algo es algo. 
A lo que voy, mi digievolución a Arguiñana sigue en marcha, sin embargo llevo muy malamente lo que es acercarme al ordenador. Pero bueno, aquí me tenéis, sacrificando parte de mi tiempo de descanso espiritual, a ver si os engancho a esta nueva forma de emplear mis horas (sé que tanto blog tarde o temprano afectarán a mi carrera o a la de los que me rodean, que aquí donde me véis soy muy pesadita con estas cosas).
Hoy toca una receta bastante original, de mi santa madre obviamente, que me debe, no una, sino varias (le dejé que me enseñara a andar, a hablar, me cambiara... y ese honor no es algo que mi yo pequeñita concediera así como así)

Pimientos rellenos de tortilla de patatas acompañados de endibias con caramelo nueces y pasas
Los ingredientes
- 3 patatas
Ya sé, voy a aprovechar estos días para aprender fotografía...
- 1/2 cebolla
- 3 huevos
- Pimientos (los que nos den para toda la mezcla, todo depende del tamaño)
- Endibias
- Nueces
- Pasas
- Caramelo
(La ensalada según la cantidad que queramos)

Las herramientas
- Sartén
- Freidora
- Cuchillo
- Una cuchara para rellenar los pimientos
- Papel de cocina 

Pasito a pasito
Empezamos con los pimientos fritos,
1. Cortamos las patatas en rodajitas y las freímos con la cebolla a fuego bajo hasta que estén tiernitos. Escurrimos el aceite y mezclamos en un bol con los huevos.
2. Cogemos los pimientos, procurando que tengan todos más o menos el mismo tamaño (para que las rodajitas salgan más o menos iguales, pura estética), los fregamos, cortamos el rabo procurando que la abertura que se nos queda sea decentemente grande, que luego vamos a tener que meter las patatas por ahí y limpiamos sin romperlos de semillas todo el interior.
3. Antes de rellenarlos, mejor partir un poco las patatas, o machacarlas con un tenedor para que entren más fácil. Y nada, a cucharaditas los rellenamos y los vamos apoyando en la cesta de la freidora con cuidado de que se queden lo más vertical posible. Es mejor si los limpiamos por fuera con papel de cocina, porque si los metemos manchados luego saldrán con manchas y trocitos de huevo.
4. Nada más, los freímos procurando que no se vuelquen (ponedlos juntos en vertical y si os sobra cesta sujetadlos con una pala de madera) y luego los cortamos a rodajitas.
Para acompañar,
5. La preparación de las endibias no tiene mucha historia, es sólo ponerlas y echar nueces picaditas y pasas, ¡riquísimo!

Todo buen cuento, va con moraleja
- Fregad siempre la piel de todas las verduras y frutas que vayáis a usar
- En mi casa se comprueban siempre los huevos antes de usarlos, se echa en un vaso agua y un puñado generoso de sal, metemos uno a uno los huevos que vamos a usar y si no se van directos al fondo, no están bien, es típico truco de madre y sé que ella se queda más tranquila si os lo digo a todos vosotros.
- Repito lo del otro día, las semillas hacen que se repita el pimiento, ¡quitadlas!, con mucho cuidado de no romper el pimiento, que luego lo tenéis que rellenar y se sale.
- No los rellenéis hasta arriba del todo, que el huevo luego aumenta un poquito de volumen y puede reventarles la piel.

Valoración del chef
La verdad es que me pareció muy original, y nada difícil de hacer. Aún no me sale la tortilla de patatas en plan bonita, así que con esto me puedo tirar el pego y quedar mejor todavía. Nivel fácil, para unas 4 personas y peligrosidad quizá un poco más elevada que la de las otras dos recetas, (sartén, freídora...esto ya es mucho nivel), pero confío plenamente en vuestro instinto de supervivencia.

Dentro de nada ya tendréis a Gloria por aquí dando guerra, o eso me ha prometido. Pero ya sabemos, el poco tiempo que hay en vacaciones para todo, así que a ver cuando se anima. Yo sigo a lo mío. Tengo otra receta socorrida para subir y además una cosa que hasta hace poco era casi lo único que sabía hacer y supongo que os va a gustar tanto como a mí, ahí os dejo con la intriguilla.

¡Que aproveche!

Votar esta anotación en Bitácoras.com

1 comentario:

  1. Receta estrella en copenhague! no veas como se ponen los chinos! muchas gracias!!!

    ResponderEliminar

Recibe las entradas por correo!